Denuncia vecinal por una “plaga” de palomas en Francisco de Ariño

Hoy les traigo otra noticia que refleja como en el día a día nos vemos afectados por esta plagas que son las palomas.

 

La acera de la calle Niña está llena de plumas y de excrementos de palomas. Los vecinos de esta calle y de la calle Francisco Ariño hace más de 10 años que sufren las consecuencias de un nido de palomas que se instaló en un edificio abandonado de la zona. La suciedad acumulada y el mal olor que desprende el edificio son las principales quejas de los vecinos.

"Según sople el viento hay días en los que no podemos abrir las ventanas", se queja Antonio González, vecino de la casa colindante al edificio infectado de palomas. "Ni siquiera podemos tender la ropa ni asomar la cabeza por la ventana", insiste. El dueño de un bar cercano al edificio confirma que, a veces, las palomas entran en su comercio y que "todas las mañanas la calle amanece llena de suciedad".

Antonio González, que vive en esta calle hace 10 años, ha convivido desde entonces con estos inquilinos a los que llama "ratas voladoras". Él y otros residentes de la zona no se explican cómo el Ayuntamiento no ha atendido ninguna de las quejas que han puesto.

El edificio en el que habitan las palomas nunca se terminó de construir y lleva abandonado casi 20 años. "Un vecino que tenía palomas en su casa las liberó antes de mudarse del barrio y desde entonces se instalaron en el edificio", explica González. Pero las palomas no son el único problema, también supone un motivo de queja la suciedad que se ha acumulado en el edifico en todos esto años de abandono.

Los vecinos ya han denunciado la situación varias veces, "sin que de momento se haya planteado ninguna solución" desde el Consistorio. Después de la última queja, hace un año, recibieron la visita de la delegada de Salud y Consumo, Teresa Florido, quien les indicó que debían realizar un escrito al Ayuntamiento explicando el problema "para seguir los cauces oficiales y protocolarios". "Un año después", comenta Antonio, "no hemos obtenido respuesta.

Antonio González se muestra sorprendido por unas declaraciones de la concejal de Salud respecto de la reciente desratización de la barriada Huerta de la Salud, en las que decía que los ciudadanos deben usar los cauces reglamentarios y los procedimientos establecidos para que el servicio zoosanitario actué ya que, como señaló, "no somos adivinos".

Los vecinos de Francisco de Ariño, que llevan años denunciando la plaga de palomas y el estado del edificio, no entienden que el Consistorio actué de oficio en ese caso de Huerta de la Salud y que todavía no les hayan dado ninguna solución a un problema que llevan sufriendo desde hace ya una década.

 


Leave a Comment

Please note: Comment moderation is enabled and may delay your comment. There is no need to resubmit your comment.